¿Qué es un contrato de arras y en qué consiste?

Un contrato de arras es un acuerdo entre el comprador y el vendedor sobre la compraventa de un inmueble, en virtud del cual el comprador se reserva el derecho sobre la compraventa a cambio de una prestación económica y el vendedor se obliga a entregar el bien al comprador.

Así, el contrato de arras funciona como una reserva de dicha vivienda, adelantándose una cantidad de dinero en concreto como señal de que se va a producir la compraventa.

Una pregunta muy frecuente acerca de este tipo de contrato es cuánto hay que pagar por un contrato de arras.

Aunque se trata de un acuerdo privado y, como tal, son las partes quienes estipulan la cantidad de dinero concreta en concepto de señal, lo cierto es que las arras suelen ser de entre un 5% y un 15% del valor de venta de la vivienda en concreto. Sin embargo, se ha de tener en cuenta que este pago no es un gasto extra, ya que esta cantidad se descontará del precio final de la vivienda.

Tipos de contratos de arras

Existen diferentes tipos de arras. Son las siguientes.

Arras penitenciales

En este tipo de contrato de arras, tanto el comprador como el vendedor podrán desvincularse unilateralmente del contrato. Así, cualquiera de las partes podrá rescindir el contrato sin consentimiento de la parte contraria, si bien tendrá que hacer frente al pago de una indemnización por daños y perjuicios.

Así, si quien incumple es el comprador, éste perderá la cantidad de dinero que hubiera dado al vendedor en concepto de señal. Si es el vendedor quien incumple el contrato, estará obligado a pagar al comprador el doble de la cantidad que hubiera recibido en concepto de señal.

Arras penales

Este tipo de contrato de arras tiene como fin asegurar el cumplimiento de la compraventa de la vivienda, de forma que si cualquiera de las partes, comprador o vendedor, incumpliera el contrato, estará obligada a pagar una indemnización por daños y perjuicios que será idéntica a la que se debe pagar en el supuesto del contrato de arras penitenciales.

No obstante, la parte que sí ha cumplido con sus obligaciones contractuales podrá renunciar al contrato y cobrar la correspondiente indemnización o bien obligar a la parte contraria a completar la compraventa, además de cobrar la indemnización pertinente.

Arras confirmatorias

Este tipo de contrato de arras confirma la compraventa, constituyéndose como garantía para el comprador y para el vendedor. Así, el comprador y el vendedor pactan el precio de reserva y un plazo para realizar el pago de dicha reserva y del precio final de la compraventa.

En caso de cualquiera de las partes incumpliera el contrato, la reserva no se pierde de forma automática, sino que es necesario acudir a la vía judicial, donde se dilucidirán cuáles son las consecuencias para la parte que ha incumplido el contrato.

¿Qué datos debe recoger un contrato de arras o señal ? Documentos que hay que aportar

En el contrato de arras deben constar una serie de datos, debiéndose aportar, además, ciertos documentos. 

1.- Identificación del comprador y del vendedor.

2.- Información sobre la vivienda: dirección, características, inscripción registral -para lo cual habrá que acudir al Registro de la Propiedad-, referencia catastral -para lo cual habrá que acudir al Catastro-, número de cédula de habitabilidad, etc.

3.- Precio de venta, forma de pago y plazo para realizar el pago.  

4.- Cargas e impuestos.

5.- Gastos de compraventa.

6.- Fijar la cantidad de dinero en que consistirá la señal.

Lecturas Recomendadas: 

Deja un comentario