Qué es la Incapacidad Permanente Total

A continuación detallaremos en qué consiste la incapacidad permanente total, parcial y absoluta. Explicaremos las diferencias básicas entre las 3 y las repercusiones que pueden tener en nuestra futura vida laboral la elección de una u otra.

Antes de entrar en materia tenemos que definir qué es una incapacidad permanente para la profesión habitual.

La incapacidad permanente es la situación en que se encuentra un trabajador quien, después de haber sido sometido al tratamiento que el médico le haya prescrito, presenta una serie de reducciones funcionales, físicas o anatómicas de gravedad, de forma que anulan por completo o disminuyen notablemente su capacidad laboral.

No obstante, dentro de la incapacidad permanente hay distintos grados: la parcial, la total, la absoluta y la gran invalidez.

Aunque hoy detallaremos la incapacidad permanente total, también explicaremos qué la diferencia de los demás tipos de incapacidad permanente.

¿Qué es la incapacidad permanente total?

Ya hemos definido qué es la incapacidad permanente. No obstante, y teniendo en cuenta que existen distintos grados, ¿qué es la incapacidad permanente total?

La incapacidad permanente total para ejercer la profesión es aquella que incapacita o inhabilita al trabajador en cuestión para el desempeño de las todas las funciones o al menos de las funciones fundamentales de su trabajo, si bien el trabajador podrá dedicarse a otra cosa distinta.

Para poder calificar una incapacidad permanente como total, es necesario seguir ciertos criterios. Son los siguientes:

1.- Para calificar la incapacidad permanente como total se ha de atender a las limitaciones funcionales derivadas del accidente o enfermedad que haya sufrido el trabajador en cuestión.

2.- Se deben poner en relación las limitaciones funcionales con las funciones fundamentales que se han de realizar para poder desempeñar la profesión.

3.- Es necesario que el trabajador no pueda llevar a cabo todas o las funciones fundamentales de su profesión, siempre cumpliendo unas exigencias mínimas de rendimiento y eficacia. Es decir, si el trabajador, que imaginemos que es mecánico, puede realizar la reparación de un coche, pero no con la eficacia y rendimiento requerido, entonces se entenderá que no puede realizar las funciones fundamentales de su trabajo.

4.- Aunque el trabajador no pueda realizar su profesión habitual, sí que es posible que pueda realizar profesiones distintas. Por ejemplo, imaginemos que un barrendero se rompe una pierna trabajando y queda cojo, de forma que no puede desempeñar su profesión habitual. Esto, sin embargo, no es óbice para que el barrendero pueda ser administrativo o contable, por ejemplo.

incapacidad permanente total

 

¿Qué diferencia a la incapacidad permanente total de la parcial y de la absoluta?

Ya hemos visto qué es la incapacidad permanente total, pero ¿qué la diferencia de la parcial y de la absoluta? Veámoslo.

Total vs. absoluta

Mientras que la incapacidad permanente total incapacita al trabajador para el desempeño de su profesión habitual (un mecánico no podrá arreglar coches, pero sí ser contable, por ejemplo), la incapacidad permanente absoluta incapacita al trabajador para el desempeño de cualquier oficio o profesión.

Además, en ambas incapacidades se cobra una pensión, si bien es cierto que en la incapacidad permanente total es de un 55% sobre la base reguladora -que habrá que determinarla atendiendo a las circunstancias personales, mientras que en el absoluta es de un 75% sobre la base reguladora.

Total vs. parcial

En la incapacidad permanente parcial no se alcanza el grado de la total, como resulta evidente. Así, la incapacidad permanente total impide al trabajador hacer las funciones fundamentales de su profesión, mientras que la incapacidad permanente parcial ocasiona un descenso del rendimiento del trabajador en un 33% al realizar las funciones fundamentales de su profesión. Así, su gravedad es menor que la de la incapacidad permanente total.

Categorías Laboral

Deja un comentario