Sobre Mi

procuradores en sevilla

Soy Jesús León Gonzalez, Procurador de los Tribunales y le ayudo en sus trámites judiciales con

Responsabilidad, Seguridad y Control

¿Quiere Conocerme un poco más?

A nuestros clientes le diría que...

Llevo trabajando como Procurador de los Tribunales desde el año 1995. Una profesión con mucha responsabilidad, muchas veces ingrata, pero que también que da muchas alegrías, porque al final se trata de ayudar a personas, tener empatía con  sus problemas e inquietudes...

Desgraciadamente, muchas veces no es fácil explicar a un cliente, no ya las tareas que realizamos (aquí hay una larga relación de los cometidos que realizo a diario ), sino la dificultad con la que nos encontramos a en el día a día cuando vamos a un Juzgado.

Una frase muy manida: cada Juzgado es un mundo. Es cierto, pero por desgracia, las urgencias de mis clientes, que son también las mías, no son ni atendidas adecuadamente ni entendidas por todo el mundo. Digamos, que cada uno tiene sus propios problemas, aunque al final, y aunque el personal de la administración de Justicia hace lo que puede, tiene también los suyos (falta de medios, excesiva carga de trabajo...) pero es el justiciable quien carga con las consecuencias de los retrasos y la carga de trabajo.

Mi compromiso con nuestros clientes, y el de personal de nuestro despacho, es atender sus necesidades e inquietudes, explicarle todos los pasos que se están dando, y en definitiva estar a su disposición y comunicar con ellos tantas veces como lo que necesiten, con la seguridad, de que estamos trabajando con la máxima diligencia posible. Que sus problemas, son también los nuestros.

A nuestro compañero Abogado, que manda por primera vez un asunto...

No me gustan las sorpresas desagradables...

Control de plazos, presentación de escritos y procedimientos. Control y más control...

Soy enérgico, pero también soy alegre, comunicativo y transparente y sobre todo, disfruto de mi trabajo, un antídoto perfecto para esos días en los que las cosas no van bien, las resoluciones no las dictan como a nosotros no gustaría o todo el mundo tiene prisa.

Puede que llegar a todo, no sea siempre posible, pero hacer las cosas bien, sí.

Jesús León

Subir