Arrendador: principales obligaciones y responsabilidades legales

Son muchos los que, teniendo en cuenta el difícil acceso a la vivienda, deciden alquilar en vez de comprar una vivienda. También son muchos los que deciden poner en alquiler su segunda vivienda y, así, conseguir algo de dinero extra. Sin duda, el alquiler está a la orden del día. No obstante, es necesario conocer a fondo qué obligaciones y responsabilidades legales tiene el arrendador y el arrendatario.

Por ello, a continuación, detallaremos las obligaciones y responsabilidades legales de los arrendadores. ¡Empezamos!

¿Quién es el arrendador? ¿Quién es el arrendatario?

El arrendador es la persona, normalmente propietario de la vivienda en cuestión, que ejerce de casero.

Así, en resumen, es el propietario de la vivienda en alquiler y quien pone al servicio del arrendatario el uso y disfrute de la vivienda a cambio de una renta mensual, el alquiler.

Por su parte, el arrendatario es la persona que usa y disfruta de la vivienda arrendada y, quien, además, tiene la obligación principal de pagar una renta pactada en el contrato de alquiler al arrendador con la periodicidad acordada.

No obstante, el alquiler suele pagarse de forma mensual.

¿Qué obligaciones y responsabilidades legales tiene el arrendador?

Lo primero que debemos saber cuándo queremos poner en alquiler nuestra vivienda, es que la normativa aplicable es la Ley de Arrendamientos Urbanos.

No obstante, esta Ley remite al contrato de arrendamiento, documento que determinará las condiciones del alquiler. Sin embargo, a pesar de que el contrato de alquiler es fundamental a la hora de regular cada arrendamiento en concreto, lo cierto es que la Ley de Arrendamientos Urbanos dispone una serie de obligaciones y responsabilidades legales para el arrendador -también para el arrendatario- que no podrá eludir, reguladas en los artículos 21 y siguientes de la Ley de Arrendamientos Urbanos.

Estas son las mencionadas a continuación.

  • Conservación de la vivienda: el arrendador está obligado a realizar las reparaciones que sean necesarias para conservar la vivienda arrendada. Además, no tendrá derecho a subir el precio del alquiler por este motivo. No obstante, cuando las obras tuvieran una duración de más de 20 días, sí que el arrendatario tendrá derecho a que el alquiler se reduzca.
  • Obras de mejora: el arrendador podrá realizar las obras de mejora que no puedan realizarse cuando el alquiler concluya, y el arrendatario estará obligado a soportar estas obras.
  • Pago de los tributos e impuestos: el arrendador está obligado a pagar los tributos y los impuestos que se hayan de pagar por la vivienda, tales como el IBI, entre otros.
  • Respetar la duración del contrato: el arrendador no podrá dar por finalizado el contrato antes de que la duración pactada venza. No obstante, sí podrá resolver el contrato cuando haya incumplimiento por parte del arrendatario o cuando algún familiar o el propio arrendador necesite la vivienda para su uso.

Sin duda, para evitar cualquier tipo de abuso o cualquier metedura de pata, lo mejor es saber al dedillo todas las obligaciones y las responsabilidades legales que, como arrendador tenemos.

Lecturas Recomendadas en Procuradorleon.com

Subir