¿Qué es el recurso de reposición y cómo presentarlo?

En los procedimientos judiciales hay multitud de recursos que tienen por objeto salvaguardar los derechos de las partes, quienes pueden acudir a estos recursos para acudir a instancias superiores para dirimir las cuestiones que plantean hasta agotar la vía judicial o cuando la vía administrativa se agote.

Es aquí donde entra en juego el recurso de reposición. ¡Vamos a verlo!

¿Qué es el recurso de reposición?

El recurso de reposición es un recurso administrativo en virtud del cual se impugnan aquellos actos administrativos que ponen fin al procedimiento administrativo. Se trata de un recurso de carácter previo y no obligatorio al recurso contencioso-administrativo, ya que se ha de recordar que una vez agotada la vía administrativa siempre se puede acudir a la vía judicial a través del recurso contencioso-administrativo.

Al ser un recurso de carácter administrativo se ha de tramitar ante la Administración Pública, de forma que no es necesaria la asistencia ni de abogado ni de procurador para presentar este recurso, aunque lo mejor es contar con la ayuda de un abogado experto en derecho administrativo.

¿Cuándo y ante qué actos se puede presentar el recurso de reposición?

Como ya hemos adelantado, el recurso de reposición se interpone contra actos que ponen fin a la vía administrativa, tal y como viene recogido en el artículo 123 de la Ley 39/2015, los actos que ponen fin a la vía administrativa son los siguientes:

  • Resoluciones de recursos alzada y de otros procedimientos alternativos.
  • Acuerdos, convenios, pactos o contratos que pongan fin al procedimiento administrativo.
  • Resoluciones relativas a la responsabilidad patrimonial o procedimientos complementarios en materia sancionadora.
  • Otras resoluciones cuando así lo establezca la Ley.
  • Los actos administrativos de los miembros y órganos del Gobierno.
  • Los actos emanados de Ministros y Secretarios de Estado en el ejercicio de sus funciones y competencias.
  • Los actos emanados de los máximos órganos de los organismos o entidades públicas que dependan de la Administración General del Estado.

No obstante, como ya hemos dicho, este recurso es potestativo, lo que significa que, en vez de interponerlo, el interesado podrá acudir directamente a la vía judicial interponiendo un recurso contencioso-administrativo, ya que el acto en cuestión ha puesto fin a la vía administrativa.

¿Cómo y en qué plazo se ha de presentar el recurso de reposición?

El recurso de reposición deberá interponerse ante el órgano que dictó el acto administrativo que se impugna, pudiendo ser presentado en cualquiera de los registros de la Administración General del Estado, de las Comunidades Autónomas y de las Entidades Locales que hayan firmado el Convenio de Ventanilla Única.

El plazo para imponer el recurso es de un mes, a partir de la resolución expresa del acto administrativo o a partir de que se haya producido el acto presunto.

En cualquier caso, transcurrido este plazo de un mes, el interesado solo podrá interponer un recurso contencioso-administrativo que le dará paso a la vía judicial.

Para poder interponer el recurso de reposición este deberá contener ciertos datos.

Son los siguientes.

  • Nombre y apellidos del recurrente y su identificación a través del DNI u otros documentos.
  • El acto que se recurre y por qué se recurre.
  • Lugar, fecha y firma del recurrente y el lugar al que se le deberán enviar las notificaciones correspondientes.
  • Órgano ante el que se dirige el recurso de reposición.
  • Disposiciones específicas.

Aunque es potestativo, el recurso de reposición nos da una oportunidad más de que la Administración Pública estime nuestras pretensiones, pudiéndonos ahorrar el ir al juzgado y tener, sí o sí, que contratar un abogado y un procurador.

Lectura Recomendada en Procuradorleon.com :