Diferencia entre Pareja de hecho y Matrimonio

Una pareja de hecho es la convivencia pública y estable entre dos personas del mismo sexo o de sexos distintos.

Si tenemos en cuenta esta definición, podemos comprobar que no dista mucho la pareja de hecho del matrimonio, el cual se define como la unión legal de dos personas que forman una comunidad de vida y que observan las formalidades exigidas por la Ley.

Sin embargo, aunque atendiendo a las definiciones son dos instituciones jurídicas muy parecidas, lo cierto es que tienen ciertas diferencias de gran relevancia.

A continuación, veremos las semejanzas y diferencias de la pareja de hecho y el matrimonio.

Semejanzas entre la pareja de hecho y el matrimonio

Aunque el matrimonio y la pareja de hecho son instituciones jurídicas distintas, tienen ciertas semejanzas en común. Son las siguientes:

  1. Hijos en común: en ambas instituciones los derechos sucesorios de los hijos se encuentran protegidos, así como las obligaciones y deberes de los padres.
  2. Adopción: en ambas instituciones existe la capacidad de adoptar a una persona conjunta o sucesivamente, debiendo cumplir los mismos requisitos.
  3. Pensión de viudedad: aunque hay diferencias pequeñas en los requisitos que se han de cumplir para poder percibir la pensión de viudedad, lo cierto es que ambas instituciones, tanto el matrimonio como la pareja de hecho, tienen derecho a percibir pensión de viudedad tras el fallecimiento del cónyuge o pareja. Así, en el caso de la pareja de hecho es necesario demostrar la convivencia durante más de 5 años antes de la muerte de la pareja y llevar, al menos, 2 años registrados como pareja de hecho. Sin embargo, en el caso del matrimonio, basta con estar casado para poder recibir la pensión de viudedad.

Diferencias entre pareja de hecho y matrimonio

El matrimonio y la pareja de hecho son dos instituciones jurídicas distintas, aunque compartan ciertas cosas en común. Veamos qué las diferencia:

  1. Régimen económico: en el matrimonio, a no ser que la Comunidad Autónoma en cuestión lo regule de otra manera, se aplica por defecto la sociedad de gananciales. Mientras tanto, en la pareja de hecho no se aplican las gananciales por defecto. Por otro lado, en cualquiera de las dos instituciones la pareja podrá pactar el régimen económico en un convenio.
  2. Permisos laborales: el Estatuto de los Trabajadores no prevé un permiso por la unión como pareja de hecho, mientras que da un permiso de 15 días tras contraer matrimonio. No obstante, se puede otorgar este permiso tras la unión como pareja de hecho en el Convenio Colectivo.
  3. Hacienda: los integrantes de la pareja de hecho no pueden hacer la declaración del IRPF de forma conjunta, mientras que los matrimonios sí pueden hacerlo de esa manera.
  4. Pensión compensatoria: nuestro Código Civil prevé una pensión compensatoria para el caso de que, tras el divorcio, uno de los cónyuges quede en una situación económica desfavorecida. Sin embargo, esto no está previsto para las parejas de hecho, quienes no tienen derecho a pensión compensatoria.
  5. Derechos sucesorios: dependiendo de la Comunidad Autónoma, se reconocen ciertos derechos sucesorios a los integrantes de las parejas de hecho. Sin embargo, en aquellas Comunidades donde se aplica el Código Civil(todas menos Aragón, Baleares, Cataluña, Navarra y País Vasco ), las parejas de hecho no tienen derechos sucesorios. ¿Qué quiere decir esto? Que en el caso de morir alguno de los dos integrantes sin haber hecho testamento, la pareja no tendrá derecho a sucederle. Sin embargo, el Código Civil si prevé el derecho del cónyuge a suceder al cónyuge que ha fallecido, aunque no haya testamento de por medio.

Como ves, hay ciertas diferencias entre pareja de hecho y matrimonio.

La elección de una u otra unión dependerá de los intereses de la pareja, pero es bueno tener en cuenta estos conceptos para poder decidir.

Lecturas Recomendadas: 

Deja un comentario