Pensión Compensatoria: ¿Qué es, cuándo se tiene derecho, y cómo calcularla?

Cuando se produce un divorcio es común oír hablar de términos como pensión compensatoria y pensión de alimentos. Aunque pueden parecer lo mismo, en realidad no es así.

La primera le corresponde al cónyuge, mientras que la segunda va destinada a los hijos. Vamos a verlo con más detalle.

Qué es la pensión compensatoria

Aunque hoy en día es común que ambos miembros de la pareja trabajen, no podemos negar que el divorcio supone un perjuicio económico.

Especialmente para aquel que tiene unos recursos económicos notablemente inferiores.

pensión compensatoria

La pensión compensatoria es una prestación económica que tiene como objetivo, como su propio nombre indica, compensar el desequilibrio económico causado por el divorcio o la separación.

Busca que la parte más débil económicamente pueda mantener un nivel de vida similar al que tenía mientras estaba casada.

Cuándo se tiene derecho a pensión compensatoria

El número de pensiones compensatorias ha descendido drásticamente en los últimos años. Esto se debe a que hoy en día la mayoría de las mujeres (que eran las principales perceptoras de esta pensión) trabajan y son independientes económicamente.

En ningún caso se establecerá este tipo de pago si el divorcio o la separación no ha supuesto un desequilibrio económico para ambas partes ni cuando los dos cónyuges tengan bienes o ingresos propios que les permitan mantener su nivel económico.

Por otro lado, es importante que tengas en cuenta que para poder cobrar una pensión de este tipo se debe solicitar expresamente en la demanda de divorcio o en la contestación a la misma. O bien pactarse a través del convenio regulador.

Artículo 97 Código Civil

El cónyuge al que la separación o el divorcio produzca un desequilibrio económico en relación con la posición del otro, que implique un empeoramiento en su situación anterior en el matrimonio, tendrá derecho a una compensación que podrá consistir en una pensión temporal o por tiempo indefinido, o en una prestación única, según se determine en el convenio regulador o en la sentencia.

A falta de acuerdo de los cónyuges, el Juez, en sentencia, determinará su importe teniendo en cuenta las siguientes circunstancias:

1.ª Los acuerdos a que hubieran llegado los cónyuges.

2.ª La edad y el estado de salud.

3.ª La cualificación profesional y las probabilidades de acceso a un empleo.

4.ª La dedicación pasada y futura a la familia.

5.ª La colaboración con su trabajo en las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge.

6.ª La duración del matrimonio y de la convivencia conyugal.

7.ª La pérdida eventual de un derecho de pensión.

8.ª El caudal y los medios económicos y las necesidades de uno y otro cónyuge.

9.ª Cualquier otra circunstancia relevante.

En la resolución judicial o en el convenio regulador formalizado ante el Secretario judicial o el Notario se fijarán la periodicidad, la forma de pago, las bases para actualizar la pensión, la duración o el momento de cese y las garantías para su efectividad.

Cómo se calcula la pensión compensatoria

Para determinar la cuantía se tienen en cuenta factores que también se valoran en el cálculo de la pensión de alimentos para los hijos.

A estos se suman otras cuestiones a valorar.

Además de los recursos económicos del obligado al pago de la pensión y de los recursos económicos de quien pide el pago, se valorarán temas como la edad de ambos cónyuges, el tiempo que ha durado el matrimonio, las posibilidades de la persona con menos recursos económicos de acceder al mercado laboral, el estado de salud o la dedicación a la familia.

La determinación no resulta demasiado compleja, lo realmente difícil hoy en día es establecer el tiempo de duración de la pensión, ya que no existe un criterio homogéneo.

Mientras que hace unos años la tendencia era establecer pensiones compensatorias que el obligado debía satisfacer durante toda su vida, ahora la tendencia es limitarlas en el tiempo.

 Artículo 99 Código Civil.

En cualquier momento podrá convenirse la sustitución de la pensión fijada judicialmente o por convenio regulador formalizado conforme al artículo 97 por la constitución de una renta vitalicia, el usufructo de determinados bienes o la entrega de un capital en bienes o en dinero.

En algunos casos se establece un límite temporal máximo, que incluso se puede reducir si el beneficiario de la pensión encuentra trabajo o contrae un nuevo matrimonio.

Los casos de pensiones vitalicias se limitan casi exclusivamente a matrimonios de muy larga duración con cónyuges que superan los 55 años de edad y que no han desarrollado ninguna actividad profesional, dedicándose por entero al cuidado de la familia.

En aquellas situaciones en las que la pensión tiene un carácter temporal, se puede optar por capitalizar la pensión y cobrarla toda de una vez.

Para la extinción de la pensión compensatoria hay que atender al Artículo 101 del Código Civil

El derecho a la pensión se extingue por el cese de la causa que lo motivó, por contraer el acreedor nuevo matrimonio o por vivir maritalmente con otra persona.

El derecho a la pensión no se extingue por el solo hecho de la muerte del deudor. No obstante, los herederos de éste podrán solicitar del Juez la reducción o supresión de aquélla, si el caudal hereditario no pudiera satisfacer las necesidades de la deuda o afectara a sus derechos en la legítima.

Lecturas Recomendadas: 

Deja un comentario