Qué es el delito de cohecho

Casi cada día nos inundan noticias sobre corrupción con un montón de términos penales que no entendemos bien. Prevaricación, cohecho o malversación de caudales públicos son algunos de los tecnicismos con que nos bombardean en telediarios y periódicos.

Pero ¿qué es el cohecho?

¿Cuáles son sus implicaciones legales?

¿Cualquiera puede cometer este delito?

Te lo contamos todo sobre esta figura jurídica.

¿Qué es el cohecho?

El delito de cohecho, regulado en el artículo 419 del Código Penal, castiga la conducta de aquel funcionario público o autoridad que aceptara cualquier ofrecimiento o retribución para realizar, en el ejercicio de sus funciones como funcionario público o autoridad, actos que fueran contrarios a su cargo o para no realizar o retrasar aquellos actos que estuviera obligado a realizar.

Así, el delito de cohecho castiga las conductas de corrupción de los funcionarios públicos o de las autoridades, quienes, para poder ser culpables de esta infracción penal, deberán encontrarse en el ejercicio de sus funciones.

De esta forma, los funcionarios públicos y las autoridades que estén inhabilitados de su cargo no podrán ser culpados por el delito de cohecho.

¿Quién puede cometer el delito de cohecho y qué pena se le impondrá?

El delito de cohecho es un delito especial, incluido en los “Delitos contra la administración pública”, Capítulo V (“Del cohecho”) del Título XIX.

Esto significa que no puede cometerlo cualquier persona.

Así, de acuerdo con lo establecido en el artículo 419 del Código Penal, solo los funcionarios públicos o las autoridades podrán cometer cohecho.

En cuanto a la pena, al culpable por un delito de cohecho se le impondrá una pena de prisión de entre 3 y 6 años, además de una pena de multa de 12 a 24 meses.

No obstante, la pena no acaba aquí: los culpables del delito de cohecho, además de las penas de prisión y multa correspondientes, serán castigados con una inhabilitación especial para empleo o cargo público y para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo entre 9 y 12 años.

La inhabilitación especial significa que el culpable de cohecho no podrá volver a ejercer, de forma definitiva, el empleo que ejerciera cuando cometió el delito, además de que no podrán acceder a cargos públicos homólogos durante el tiempo que dure la condena.

Por otro lado, la inhabilitación para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo conlleva que el condenado por delito de cohecho no pueda ser elegido para ningún cargo público durante el tiempo que dure la condena.

Tipos de cohecho

Existen varios tipos de cohecho.

Veámoslos:

  1. Cohecho activo y pasivo: mientras el cohecho activo (artículos 424 y 425 CP) es cometido por cualquier particular que, mediante retribuciones y presentes, intenta que un funcionario público realice acciones de corrupción, el cohecho pasivo (regulado en los artículos 419 a 423 CP) es cometido por el funcionario público que acepta esos regalos y se corrompe.
  2. Cohecho propio e impropio: mientras el cohecho propio tiene como finalidad realizar un acto que es contrario a la ley, el cohecho impropio tiene como finalidad realizar un acto que es conforme al ordenamiento jurídico.

En cualquier caso, en este delito, las conductas castigadas consisten en solicitar, recibir y aceptar, tanto tácita como expresamente, esos presentes o retribuciones a cambio de realizar actuaciones, dentro del marco del cargo público, contrarios a los deberes inherentes al cargo.

Lecturas Recomendadas: 

Deja un comentario