¿Qué es el delito de alzamiento de bienes?

Cuando una persona contrae una deuda con otra, una de las mayores preocupaciones de su acreedor es siempre recuperar el dinero prestado.

A pesar de que existen mecanismos jurídicos para la reclamación de créditos, que llegan hasta el embargo de los bienes del deudor, puede darse la situación de que éste se declare insolvente, de modo que no exista un patrimonio con el que responder de las deudas contraídas.

No obstante, para persuadir al deudor de deshacerse o cambiar la titularidad de sus bienes de forma fraudulenta para así evitar un embargo, existe el delito de alzamiento de bienes, que castiga esta extracción de bienes del propio patrimonio con la finalidad de declararse insolvente.

¿Qué es el delito de alzamiento de bienes y cómo iniciar un procedimiento?

Se trata de un delito económico que consiste en la acción de un deudor que quita bienes de su patrimonio para dificultar o impedir el embargo de los mismos, tratando de evitar el pago de una deuda.

Para que se considere alzamiento de bienes, debe existir un crédito vencido en favor del acreedor y un traspaso u ocultación de bienes del patrimonio del deudor que entorpezca el cobro del crédito.

Ha de tenerse en cuenta que no se limita a una enajenación del patrimonio total, sino que puede existir este delito aún cuando se extrae una parte de los bienes que conforman el patrimonio.

Asimismo, el obligado debe colocarse en una situación de insolvencia, total o parcial, además de ostentar intención de perjudicar al acreedor, es decir, debe operar con la finalidad de impedir o dificultar que sus acreedores cobren los créditos que tengan en su contra. Por tanto, debemos tener en cuenta, en primer lugar, que si nos encontramos en esta situación, tenemos que esperar, en todo caso, al vencimiento del crédito.

No hay que olvidar que el acto de enajenación, que puede ser una compraventa, una permuta, una donación o cualquier otro tipo de transmisión patrimonial, debe ceñirse a la evitación del embargo, de modo que no sería punible la venta de un bien, por un precio ajustado al valor de mercado y cuya ganancia regrese al patrimonio.

Tampoco constituye delito la transmisión de bienes cuando ésta no afecte al cobro de los créditos.

Con todo, uno de los aspectos más importantes para la iniciación de un procedimiento jurídico, es la obtención de pruebas y la detección de indicios. Se trata de acreditar hechos que evidencien esa intencionalidad del deudor de perjudicar al acreedor.

Este es un requisito clave para iniciar un procedimiento penal que posibilite las diligencias de investigación necesarias.

Estos indicios pueden ir desde un divorcio ficticio, hasta una venta por un precio irrisorio, pasando por una transmisión de la propiedad de un bien reteniendo la posesión.

El alzamiento de bienes en el Código Penal

Este delito se regula en los artículos 257 y siguientes del Código Penal y no es muy específico en cuanto a la delimitación de la acción.

No obstante, sí establece claramente la aplicación de este delito tanto a particulares como a personas jurídicas, así como a cualquier deuda, sea cual sea su naturaleza u origen, agravando las penas en los casos en los que el delito se cometa contra la Hacienda Pública o la Seguridad Social.

Además, se declara su independencia respecto del procedimiento civil de concurso de acreedores.

alzamiento de bienes

Se establece la nulidad de tales enajenaciones consideradas fraudulentas, de modo que vuelven al patrimonio del deudor.

En algunos casos se impone incluso una indemnización a favor del acreedor que alcance los intereses de la deuda.

Como hemos visto, si nos encontramos en esta situación, seamos una persona física o jurídica, es posible reclamar y conseguir cobrar la deuda.

Para ello, lo más recomendable es acudir siempre a un experto en la materia que pueda aconsejarnos en base a nuestro caso concreto.

Deja un comentario