¿En qué casos aplica un Desahucio Express?

El desahucio express es un tipo de desahucio a través del cual se llevan a cabo mecanismos más flexibles y efectivos para sacar de una vivienda a los inquilinos morosos o a los okupas.

Sin duda, ha sido una medida muy utilizada e igualmente controvertida que se puso en marcha y tuvo un gran impacto durante la crisis económica, ya que el impago del alquiler o la ocupación cobraron cierta relevancia social.

Así, el desahucio express permite al propietario de una vivienda el desalojo de la misma y su devolución, de forma que la vivienda vuelve a la posesión del mismo en poco tiempo.

Con la regulación actual, en vigor desde el año 2018, el desahucio durará menos de 6 meses. No obstante, también prevé ciertas medidas para proteger al arrendatario, de forma que se eviten los desahucios abusivos.

El día 2 de julio de 2018 entró en vigor la Ley 5/2018 de 11 de junio por la que se modifica la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de ocupación ilegal de viviendas.

En cualquier caso, el desahucio express es una institución jurídica que, al tiempo de su entrada en vigor, intentó llevar a cabo los siguientes objetivos:

  1. Acortar el plazo de espera del arrendador o propietario del inmueble.
  2. Permitir que los arrendatarios morosos no tuvieran que pagar sus deudas siempre que entregasen de forma voluntaria el inmueble.
  3. Garantizar la atención de aquellas personas que se encuentran en una situación difícil por las autoridades que llevan a cabo la política social.

Medidas de protección social que prevé la normativa de desahucio express

Con esta normativa se intentó dar cierta cobertura a aquellas personas que se encontraban en riesgo de exclusión social, de forma que se prohibió llevar a cabo desahucios express por entidades financieras o fondos buitres, evitándose, así, la aplicación abusiva de este procedimiento.

Además de esto, se facilitó la atención de estas personas por los servicios sociales, de forma que las personas en riesgo de exclusión social podrán ser ayudadas, disponiendo, además, de un plazo de 7 días para que les sean ofrecidas las prestaciones sociales que correspondan.

¿En qué casos puede producirse este tipo de desahucio?

El desahucio express se llevará a cabo en dos casos, ambos muy beneficiosos para los propietarios que sufren estos supuestos:

  1. Desahucio express en caso de ocupación o precaristas: en este caso hablamos de okupas, es decir, personas que viven en el inmueble pero que no están en posesión de ningún título o contrato que les permita vivir en el piso en cuestión. En este caso, basta con demostrar o acreditar que eres el propietario para que el desahucio express se ponga en marcha. En este caso, el juzgado competente solicitará a los okupas que aporten el contrato de arrendamiento. Así, al no existir dicho contrato, el juez señalará una fecha para llevar a cabo el desalojo. Llegada tal fecha, se hará efectivo el desalojo y se devolverá el inmueble al propietario en cuestión.
  2. Desahucio express en caso de impago del alquiler: en este caso, el propietario podrá llevar a cabo el proceso de desahucio express para recuperar la vivienda y para poder cobrar las mensualidades que el arrendatario les deba. No obstante, el arrendatario podrá evitar que se lleve a cabo el desalojo pagando las cantidades debidas al propietario. Además, el arrendatario podrá librarse de pagar las cantidades que deba al propietario si devuelve el inmueble de forma voluntaria y se evita el desalojo forzoso.

Lecturas Recomendadas: 

Deja un comentario