¿Qué es la patria potestad y en qué se diferencia de la guarda y custodia?

Hay ciertos términos del Derecho que pueden ser, sin duda, muy complejos. Este es el caso de la patria potestad, una institución que no muchos saben exactamente lo que es y en qué se diferencia de otras instituciones del Derecho como la custodia compartida.

A continuación, detallaremos las implicaciones legales de la patria potestad y en qué consiste esta institución jurídica.

¿Qué es la patria potestad y qué implicaciones legales tiene?

La patria potestad es una institución jurídica formada por una serie de derechos y obligaciones y deberes que ostentan los padres respecto de sus hijos menores no emancipados, es decir, no independientes. En cualquier caso, la patria potestad ha de ser ejercida siempre en beneficio e interés de los hijos, respetando la personalidad de cada uno de ellos.

Los deberes de los progenitores son los siguientes.

  • Estar con los hijos, protegerlos y alimentarlos.
  • Educarlos y darles una formación integral hasta la mayoría de edad, aunque también existirá esta obligación cuando el hijo no haya podido concluir sus estudios por motivos que escapen de su voluntad. Este sería el caso de un hijo que no ha podido acabar de estudiar porque ha estado ingresado en el hospital por una grave enfermedad.
  • Representar a los hijos legalmente y administrar sus bienes siempre en su interés.

Aunque la patria potestad está definida como un conjunto de derechos y obligaciones, la realidad es que se trata de una institución jurídica que, al menos en el Código Civil, sólo contempla obligaciones.

No obstante, los hijos también tienen sus propias obligaciones tales como obedecer a los padres, aunque solo mientras sus padres tengan su patria potestad, respetarlos siempre y contribuir a los gastos en que se incurra para el mantenimiento de la familia mientras convivan con ella.

Diferencias con la guarda y custodia

Aunque pueda parecer complicado, en realidad la diferencia de la patria potestad con la custodia es muy sencilla. Así, son instituciones diferentes, ya que la guarda y custodia consiste en cuidar de los hijos, y no tienen por qué tenerla ambos progenitores.

De hecho, es un caso muy común encontrarnos con parejas divorciadas, donde ambos padres ejercitan la patria potestad pero solo uno de ellos tiene la custodia del niño.

No obstante, quizá la diferencia más importante es que los progenitores no pueden renunciar a la patria potestad, ya que se trata de un derecho indisponible, mientras que la custodia no tiene por qué ser ejercida por ambos progenitores.

Sin duda, la patria potestad es una institución jurídica de gran importancia y calado que tiene por objeto proteger a los hijos y de la que se puede privar a los padres cuando incumplan las obligaciones y deberes que tengan respecto de sus hijos.

En cualquier caso, nuestro ordenamiento jurídico, a través de esta institución, afianza las relaciones paternofiliales entre padres e hijos y garantiza la adecuada protección y el debido desarrollo de los menores en tanto sean menores. No obstante, no hemos de confundirlas con otras instituciones que, si bien también tienen por objeto cuidar y proteger a los hijos, no son iguales.

Lectura Recomendada: 

Deja un comentario